La seguridad es uno de los factores que más preocupan tanto en el ámbito profesional como en el particular. Es por eso que cada vez son más las empresas y hogares que cuentan con sistemas de protección que se encargan de poner a buen recaudo sus bienes más preciados.

Para elegir la mejor caja de seguridad debemos tener en cuenta diferentes aspectos como los materiales con los que está fabricada, su sistema de cierre, el tamaño y la forma en la que irá anclada.

Veamos a continuación qué características tienen las cajas fuertes más seguras del mercado.

CIERRE

El sistema de cierre y apertura de la caja es el factor más importante de las cajas de seguridad. Se encarga de bloquear y desbloquear la puerta a través de un elemento externo. La cerradura de llave es el sistema más sencillo, seguido por la combinación mecánica con una contraseña numérica que se acciona a través de una o varias ruletas. La combinación electrónica permite introducir la contraseña por un teclado numérico. Entre los sistemas más modernos se encuentra el sistema biométrico que permite el acceso a través de la huella dactilar o de un lector de retina.

Para aumentar la seguridad de la caja fuerte se utilizan sistemas compuestos donde se incluyen más de un mecanismo de los anteriormente citados, como la doble llave o la suma de la combinación mecánica o electrónica con llave.

MATERIALES

El uso de materiales de alta resistencia sirve para asegurar que las paredes de la caja sean infranqueables. Otra característica importante es el peso de la caja, que impedirá que puedan llevársela del lugar donde está anclada. Los materiales más empleados son la mezcla entre acero y hormigón, pudiendo contar además con fibras de refuerzo para aumentar su resistencia.

ANCLAJE

El sistema de anclaje será el responsable de evitar que personas ajenas a nosotros accedan a la ubicación de la caja e incluso que puedan llevársela. Las instalaciones más seguras son las camufladas, donde la caja pasará desapercibida y será difícil de encontrar. Por otro lado encontramos las de sobreponer y las empotradas. Estas últimas pueden encontrarse integradas en muros gruesos, pilares o incluso en el suelo, siendo de las opciones más seguras.

OTRAS CARACTERÍSTICAS

Las cajas más seguras del mercado están protegidas con otros sistemas que garantizan su conservación. Existen otro tipo de protecciones como son las cajas con resistencia al agua, cajas ignífugas, con sensores sísmicos que detectan un posible intento de robo y conexiones a centrales de seguridad que avisan directamente a la policía.

Con todos estos datos podemos concluir que la caja fuerte más segura del mercado es aquella que no puedan reventar ni se puedan llevar. Empotrar una caja pesada para evitar que la trasladen a un lugar donde tengan más tiempo para abrirla. El uso de sensores se encargará de emitir una señal de alarma para reducir el tiempo del que dispongan. Y por último un buen sistema de cierre combinado será el responsable de que no consigan acceder a su interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.