Cada vez se están haciendo más populares las puertas blindadas, no solo en oficinas o despachos, también en las casas, este tipo de puertas utilizan cerraduras multipunto para garantizar la máxima seguridad. Estas puertas necesitan una cerradura especial que resista los golpes, será prácticamente imposible forzarla para poder entrar sin la llave.

La cerradura multipunto es una de las técnicas más seguras en la cerrajería, la fuerza de la llave no solo recae en un punto de desbloqueo, sino que tiene un pasador interno en la parte superior o inferior que solo se abrirá cuando se desbloquee el punto principal. Podemos distinguir dos tipos de cerraduras multipunto: las cerraduras multipunto de embutir y las cerraduras multipunto de sobreponer.

Cerraduras multipunto de embutir

Un sistema convencional de cerradura multipunto, tienen un desbloqueo principal y un pasador secundario que solo se desbloquea cuando funciona el sistema de apertura de la puerta con la llave. Este pasador lateral se ancla en el marco en la zona superior a inferior del pasado principal bloquea la puerta en caso de que forzasen la cerradura. Las cerraduras multipunto de embutir solo necesitan una llave para desbloquear ambos pasadores, puesto que uno está conectado con el otro.

Este tipo de cerradura requiere una pequeña instalación, es necesario perforar la zona donde se insertará en el pasado secundaria, de forma que cuando se mueva la llave no roce. Es muy importante ser milimétrico con las medidas, el pasado no debe rozarse ni bloquearse con la madera aunque tampoco debe quedar demasiado suelto, esto haría que fuese inestable y perdiese efectividad.

La cerradura multipunto es una de las más discretas, su mecanismo se encuentra en el interior de la puerta y cuenta con unos soportes metálicos que ocultan el segundo pasador.

Cerraduras multipunto de sobreponer

Este tipo de cerraduras son muy comunes en las casas, son cómodas y seguras, en este caso es necesario una instalación algo más compleja. La cerradura multipunto de sobreponer cuenta con una serie de puntos de presión, unos en la parte exterior y otros en la parte interior anclados al marco de la puerta.

Este sistema de cierre de puertas se parece a las cerraduras multipunto de embutir en su forma de apertura: solo necesitan una llave, la cual hará presión en el punto principal y desbloqueará los puntos de presión secundarios o pasadores que se han acoplado en el interior del marco.

En primer lugar, hay que calcular la distancia entre la cerradura y la caja interior para que coincidan todos los puntos de seguridad, es igual de importante que antes ser exacto con las medidas que marca el fabricante.

Este sistema de cierre es incluso más seguro que las cerraduras multipunto de embutir, pero también cuenta con una desventaja: es menos discreto. Las cerraduras multipunto de sobreponer cuentan con unos embellecedores que se colocan tanto en el exterior de la puerta como en la parte interior del marco, pero se sigue apreciando el volumen de la cerradura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.