Con las prisas del día a día, a veces puede darse el despiste de dejar la llave dentro de casa,  pero esto puede salir muy caro si hay que llamar al cerrajero o hay niños pequeños solos en casa. Esto tiene solución, existe una serie de formas para abrir una puerta con la llave por dentro sin causar daños en la cerradura.

Cómo abrir una puerta convencional

Utiliza una tarjeta de plástico

La técnica más conocida para abrir una puerta sin llave es la de la tarjeta de plástico. Este truco no siempre es efectivo, es complicado abrir una puerta blindada de esta forma, pero sin duda es útil para las puertas convencionales con cerraduras simples. Esta técnica consiste en introducir la tarjeta en el lateral de la cerradura de la puerta hasta el pestillo.

El movimiento para desbloquear el pestillo no es nada complicado: inclina la tarjeta hasta colocarla detrás del pestillo y luego abre la manilla manteniendo la tarjeta en esa posición.

Utiliza el extremo de una llave Allen

Otra forma de abrir una puerta con una cerradura convencional es mediante una llave Allen, tan solo hay que encontrar el tamaño que se ajuste a la cerradura, generalmente será la más pequeña de este kit de herramientas.

La técnica para abrir una puerta sin llave es la siguiente: primero hay que insertar el extremo hexagonal más largo en el agujero de la cerradura. En este proceso es esencial que la llave Allen encaje perfectamente sin intentar forzar el sistema de cierre, es normal probar con unas cuantas llaves hasta encontrar aquella que encaje mejor.

A continuación, hay que hacer un simple gesto girando la manilla mientras se sostiene la llave Allen. Si la técnica ha funcionado, la puerta debería abrirse.

Cómo abrir una puerta blindada o con cerradura multipunto

Un método fiable para abrir una cerradura compleja de sistema multipunto o una puerta blindada es el bumping, este sistema solo se debe usar si los demás no funcionan. Esta técnica consiste en insertar una llave especial conocida como “llave bumping”, luego hay que darle un golpe seco para saltar los bloqueadores que se insertan en las ranuras de la llave. Es posible que la llave bumping no se inserte en la cerradura, en esos casos es recomendable no forzarla demasiado y olvidar esta técnica.

Algunas cerraduras integran una capa de seguridad adicional: el sistema antibumping. Es esencial que conozcas si tu puerta cuenta con esta característica para evitar dañar la cerradura. Este método para abrir una puerta con la llave dentro puede romper la cerradura si no sabes cómo hacerlo, en esos casos es recomendable que lo intente un profesional.

Estos consejos pueden ser muy útiles en una situación de emergencia sin tener que llamar a un cerrajero. En algunas ocasiones hay que recurrir a un especialista antes de intentar forzar la cerradura para abrir la puerta, más aún si es una puerta blindada o cuenta con una cerradura multipunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.