La instalación de una caja fuerte en nuestros hogares requiere no solo de elegir el mejor sistema de seguridad sino de buscar las mejores ideas para que la caja de seguridad pase totalmente inadvertida.

Camuflarla será uno de los factores claves para que los ladrones no consigan descubrirla. Existen diferentes tipos de instalación, siendo las empotradas las que más seguridad nos ofrecen. Evitar que se la lleven en caso de que la encuentren puede poner a salvo nuestras pertenencias más valiosas.

Las cajas fuertes empotradas requieren de una pequeña obra para anclarlas a la pared o al suelo. Todos sus laterales quedarán protegidos, dejando al descubierto únicamente la puerta de acceso. Esto impide en gran medida que el ladrón la arranque y se la lleve.

Antes de tomar la decisión de dónde instalarla, conviene echar un vistazo a nuestra casa y elegir los rincones que podrían pasar más desapercibidos. La cocina, el cuarto de los niños o el baño pueden ser algunas de las opciones a tener en cuenta.

Ideas para tapar la caja fuerte

Una vez tengamos decidida la habitación donde la vamos a instalar, debemos buscar esos elementos de la decoración que nos permitan ocultarla de una forma natural.

Tengamos cuidado de no usar ideas poco imaginativas como detrás de un cuadro o dentro de armarios en la habitación principal porque serán los primeros lugares donde irá a mirar un ladrón.

Estas son algunas ideas para tapar la caja fuerte:

  • En la cocina: puede ser dentro de un armario o quizás detrás de un electrodoméstico. Es un lugar donde suele haber muchos accesorios y puede camuflarse bien.
  •  En el baño: quién pensaría que tras las toallas y rollos de papel higiénico se encuentra una caja fuerte. Puedes instalarla en un hueco detrás de las baldosas o taparla con un armario, o incluso con el espejo del baño.
  • En el cuarto infantil: las habitaciones de los más pequeños suelen ser lugares repletos de juguetes. Es una de las habitaciones en las que menos te esperarías encontrar una caja fuerte escondida.
  • Detrás de un espejo de gran tamaño: un espejo de cuerpo entero bien sujeto a la pared puede ser otra buena opción para que pase desapercibida.
  • En el fondo de una estantería: puedes instalarla en la parte trasera de una estantería y utilizar un fondo falso de algún material ligero como cartón piedra que imite el color de la pared. Coloca delante unos libros o cajas y nadie sospechará de ese rincón.
  • Cajas camufladas: esta original idea es muy buena opción. Ocultar la caja fuerte detrás de elementos comunes en nuestros hogares como pueden ser enchufes o rejillas de ventilación.

Nuestra imaginación es el mayor aliado a la hora de esconder una caja fuerte. Nadie mejor que nosotros conoce nuestro hogar para detectar los huecos que para un intruso podrían pasar inadvertidos.

Valorar cada una de las opciones es un trabajo que nos compete a nosotros. Será la clave del éxito para mantener a salvo nuestras pertenencias si un ladrón consigue entrar en nuestra casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.