Las puertas correderas se han convertido en una moda en los últimos años, en ocasiones se puede utilizar como una solución estética para separar varias estancias, y en otras puede ser muy útil para aprovechar al máximo el espacio de habitaciones pequeñas.

Tipos de puertas correderas

El catálogo de puertas correderas es inmenso, se diferencian por su capacidad de integrarse en la pared o el hecho de que el sistema de apertura y cierre sea visible, algunos ejemplos de puertas correderas son los siguientes:

  • Puerta corredera empotrada: la puerta se integra dentro de la pared una vez que estaba abierta al igual que la guía y los herrajes, por lo que el sistema es totalmente invisible. Este modelo permite aprovechar al máximo el espacio disponible, aunque su instalación requiere una obra algo compleja.
  • Puerta empotrada exterior: esta puerta se coloca en el exterior de la pared sujetada con unas guías que también son visibles. La obra de instalación es bastante más sencilla que la de las puertas correderas empotradas y el precio es también más bajo.
  • Puerta corredera oculta: este tipo de puerta corredera es muy similar a la anterior puesto que no se esconde el panel de la puerta cuando está abierta, las guías y los cerrajes sí que se integran dentro de la pared y quedan totalmente ocultos. La obra de instalación de las puertas correderas ocultas no es excesivamente compleja.

Ventajas de las puertas correderas integradas

El mayor beneficio de utilizar puertas correderas empotradas que se integran en la pared es la facilidad para ahorrar espacio en una estancia, puesto que se elimina 1 m2 que estaría destinado a la apertura como sucede en una puerta convencional. En el caso de las puertas correderas dobles, el espacio ahorrado es de 2 m2, algo que marcará la diferencia en las casas pequeñas.

La facilidad para unir espacios es otra de las ventajas de este tipo de puertas, en muchas ocasiones dan una sensación de apertura de los espacios a la vez que permiten separarlos una vez se cierra la puerta. Las puertas correderas dobles aumentan aún más esta sensación de apertura de los espacios. Esto se puede ver claramente en la separación de espacios como la cocina y el salón.

Las puertas correderas tienen una función útil importante, pero también pueden ayudar en la estética de las estancias. Este tipo de puertas de interior originales ofrecen una versatilidad enorme en cuanto a diseños, los cuales se adaptan con facilidad a diferentes espacios. Otra de las ventajas de las puertas correderas es su facilidad para cambiarlas y ajustarlas, es decir, se mantiene el sistema de instalación de guías y herrajes pero el panel de la puerta puede cambiarse por individual sin demasiada complicación.

La versatilidad que ofrecen las puertas correderas integradas es sin duda un aspecto relevante que influye en la decoración del hogar. Estas puertas se pueden utilizar tanto para separar espacios pequeños como grandes estancias, por ejemplo, se puede utilizar en salones y cocinas, o bien en baños y habitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.