¿Necesitas instalar una caja fuerte con los máximos estándares de seguridad? En el mercado encontramos cajas fuertes para todos los gustos y necesidades. La seguridad de dichas cajas fuertes viene determinada por los estándares europeos EN 1143-1 y EN 14450.

Los tres niveles de seguridad según su grado de resistencia son los siguientes:

Cajas fuertes de seguridad sin certificación

Estas cajas de seguridad no disponen de certificación antirrobos, por lo que no se ajustan a los estándares de seguridad de la Unión Europea. Este tipo de cajas son útiles para particulares o negocios que no tengan una política de privacidad demasiado estricta, se pueden utilizar para guardar documentos y objetos de valor. Los modelos de cajas de seguridad sin certificación son muy variados: cajas de seguridad de sobremesa, integradas o colgadas en la pared, para vehículos, etc.

Al no utilizar unos sistemas de seguridad demasiado eficaces, estas cajas fuertes son muy útiles para el uso personal o en las empresas utilizándolas a modo de taquilla para sus trabajadores.

Cajas fuertes de seguridad certificadas básicas

La Unión Europea establece este nivel de seguridad como “Essential” con una clasificación de S1 y S2, eso significa que llegan las normativas de seguridad de la UE, en este caso se ajustan a los estándares EN 14450. Esta normativa de seguridad establece que la caja fuerte requiere de más tiempo o herramientas para poder abrirla sin conocer la combinación.

Este tipo de cajas fuertes se suelen utilizar en oficinas que no manejan demasiados objetos o información de valor puesto que garantizan una seguridad mínima. Existen modelos muy variados de cajas de fuerte de seguridad con certificación: cajas de sobremesa, empotradas, colgadas en la pared o ignífugas.

Cajas fuertes de seguridad con certificación media

Estas cajas fuertes ofrecen un nivel de seguridad adicional en base a la normativa europea EN 1143-1, los grados de seguridad de estas cajas fuertes son I y II. Este tipo de cajas fuertes suelen incluir certificaciones antirrobo, caídas, propiedades ignífugas o resistente al agua.

Las cajas fuertes de seguridad media se suelen utilizar en oficinas que manejan cierta información confidencial o tiendas con una circulación de objetos valiosos muy elevada, por ejemplo, joyerías o centros de tasación.

Cajas fuertes de seguridad con la máxima certificación

Las cajas fuertes más seguras son las de una certificación “high” sigue los parámetros europeos EN 1143-1, los grados de seguridad de estas cajas fuertes son III, IV, V y VI. Es común que estas cajas fuertes integren sistemas de seguridad como resistencia a explosiones, a las caídas, al fuego, al agua, a la pesca, o todas ellas juntas en los modelos más seguros.

Este tipo de cajas fuertes se suelen utilizar en el sector bancario, joyerías, centros de tasación, estaciones de servicio, de tren o de autobuses, centros comerciales y empresas que manejen información confidencial. Las cajas fuertes de seguridad “high” son perfectas para lugares de alto riesgo o que están expuestos a un elevado flujo diario de personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.