La seguridad en los hogares es un tema que preocupa a la mayoría de la población. Es por ello que muchos particulares han optado por instalar una caja fuerte de seguridad para proteger sus bienes más preciados ante posibles intrusiones de desconocidos amigos de lo ajeno.

Lo primero que debemos decidir es qué tipo de caja fuerte nos conviene instalar. Este punto es algo que debemos meditar detenidamente antes de decidirnos por una u otra ya que variará en gran medida el nivel de seguridad.

Existe una amplia oferta de cajas que podemos elegir en función de algunos parámetros: el espacio del que disponemos, la posibilidad de realizar una pequeña obra para su instalación, el nivel de seguridad que precisemos y el dinero que estemos dispuestos a invertir en este sistema de seguridad.

Es importante pensar que a los ladrones se les resisten pocos sistemas de cierre. Tienen acceso a herramientas y conocimientos para abrirlas en relativamente poco tiempo. Intentarán abrirla y si se les complica no dudarán en arrastrarlas hasta donde haga falta para utilizar otras herramientas más pesadas que les ayuden a reventar la caja.

Para evitar que consigan su botín tenemos que ponérselo difícil. Aquí es donde entra en juego nuestro papel para intentar camuflarla procurando que no la encuentren y si lo hacen que no sean capaces de llevársela.

Razones para instalar una caja fuerte empotrada en el suelo

Una de las cajas fuerte más demandada en la actualidad es la que se encuentra empotrada en el suelo. Ofrece ventajas frente al resto de cajas de seguridad. Estas son algunas de las razones:

  • Seguridad: es la opción más segura que existe, están construidas con materiales de alta resistencia y los sistemas de seguridad que ofrece son más complejos de abrir. Este tipo de caja fuerte es el que utilizan en los casinos y bingos.
  • Camuflaje: son fáciles de camuflar en el hogar ya que pueden permanecer tapadas con cualquier mobiliario de la casa como el sofá del salón, una maceta grande, la alfombra, etc. Pasarán desapercibidas para los ladrones.
  • Instalación: son muy difíciles de extraer al estar empotradas en el suelo. Requiere una pequeña obra donde se anclará al suelo mediante un sistema de sujeción permanente. Garantizarás la máxima seguridad ante un robo.
  • Tamaño: es posible elegir entre diferentes tamaños, dependerá de las necesidades del cliente. Por lo general se suelen utilizar para guardar pertenencias como dinero, joyas o documentos, así que con una caja fuerte de menor tamaño es suficiente.

Si nos decidimos por instalar una caja fuerte de suelo tendremos que pensar en el dinero no como un gasto sino como una inversión en seguridad que nos proporcionará tranquilidad en nuestro día a día. En caso de robo nuestras pertenencias estarán seguras de manos ajenas.

El valor de la vivienda también subirá, es un plus que se puede ofrecer el día de mañana si decidimos venderla.

Instalar una caja fuerte empotrada en el suelo es la forma más discreta de asegurar tus pertenencias y conseguir que tus bienes se mantengan a salvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.