Las llaves de seguridad son unos instrumentos que todos conocemos y que, introduciéndoles en la cerradura adecuada y girando, abrirán una puerta o algo similar.

Las hay de varios tipos y, en teoría, no se deberían encontrar dos llaves iguales. La mayoría son de acero o aluminio y se pueden identificar dos partes distintas. La primera, una parte ancha, sirve para sujetarla y manejarla. La segunda parte, alargada, es la más importante y tiene varias muescas, estrías o paletas que forman un código específico. Este código coincidirá con el de la cerradura y, al girar la llave, la puerta se abrirá.

En la actualidad, la parte estética también está presente con llaves de distintos colores. Aunque se pueda tener una preferencia por un color u otro, debemos ser conscientes que lo realmente importante es la seguridad de la llave y de que no exista otra con la misma combinación y que pueda abrir nuestra puerta.

Aunque todos sabemos perfectamente qué es una llave y cómo se utiliza, no siempre tenemos tan claro las diferencias que hay entre cada tipo de llave y en qué se diferencia una normal de una de seguridad.

Tipos de llaves

Cualquier llave que se utilice, se hace para aportarnos una seguridad extra y que no puedan llevarse o abrir lo que estamos protegiendo. Pero hay varios tipos de llaves y es importante reconocerlas para elegir la más adecuada.

Llave de sierra

Es el tipo de llave más habitual y el que vemos con más frecuencia. Se caracteriza por tener el borde dentado como una sierra. Antes se podían encontrar para las llaves del hogar pero actualmente son más habituales en candados.

Llave de seguridad

Son las llaves por excelencia en las puertas blindadas y acorazadas. Sus bordes suelen ser rectos y llevan hendiduras en, al menos, la parte plana de uno de los lados. También se les conoce como llaves de puntos.

Llave de paleta

Es una llave con una pala plana y dientes rectangulares, utilizada en puertas blindadas pero, principalmente, en cajas fuertes de seguridad.

Llave de pompa

Son muy parecidas a las llaves de paleta. Su principal diferencia es que los dientes van hacia delante.

Llave cruciforme

Son llaves cilíndricas, con terminación en forma de cruz. Tiene diferentes dientes en 3 o 4 lados.

Llave magnética

Son unas llaves un poco distintas a las anteriores pues utilizan imanes como parte del mecanismo de bloqueo y desbloqueo. Son los imanes los encargados de dar la combinación que abrirá o cerrará la cerradura.

Llave tubular

Son llaves distintas a todas las habladas anteriormente y que se suelen utilizar en taquillas, sistemas de alarmas y máquinas expendedoras. Suelen tener un tamaño más pequeño y una forma redonda con hendidos.

Además de varios tipos de llaves también existen varios tipos de cerraduras y es la combinación entre ambas partes que posibilitará un mayor o menor grado de seguridad. Al final, es el conjunto de llave y cerradura que consigue la utilidad que se espera y no servirán de forma aislada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.