Una caja fuerte puede contener un valor incalculable: joyas, dinero, fotos familiares, recuerdos, etc. Es esencial que la caja fuerte se camufle entre el mobiliario de una casa o bien que esté ubicada en un lugar seguro, pero no siempre es sencillo decidir dónde colocarla. Estas son algunas ideas que debes conocer:

Prueba las cajas fuertes empotrables

Esta es sin duda la opción más segura para colocar una caja fuerte en una casa u oficina, este sistema requiere una pequeña obra de instalación para encajarla en la pared. La mayor ventaja es la dificultad para mover la caja fuerte, es necesario saber la contraseña para desbloquearla.

Piensa en lugares poco comunes

Es importante que la caja fuerte no se ubique en un lugar demasiado predecible, por ejemplo, un escritorio o el salón. El lugar perfecto para ocultar una caja fuerte es la cocina, las opciones son infinitas: dentro de un cajón de utensilios, en armarios de comida, detrás de un electrodoméstico, etc.

Un lugar totalmente insospechado para guardar una caja fuerte es el baño, puedes ubicarla con facilidad en el armario del lavabo o empotrada en la pared. El pasillo puede ser otro lugar poco común en el que buscar una caja fuerte, aquí se puede esconder detrás de cualquier elemento decorativo, por ejemplo, empotrada en la pared y tapada con un cuadro o un falso cuadro de luces.

Una idea original para mantener alejadas las joyas, el dinero o los objetos personales de valor de cualquier ladrón puede ser la escalera. Aquí se puede empotrar en cualquiera de los escalones y va a pasar totalmente desapercibida.

Evita los lugares húmedos

La humedad puede ser perjudicial para el mecanismo de apertura y cierre de una caja fuerte, además, puede oxidar el cierre y complica su apertura. El exceso de humedad también se puede colar en su interior si el cierre no es demasiado hermético.

Aleja la caja fuerte de las zonas de paso

Una caja fuerte nunca debe colocarse a simple vista y mucho menos en lugares de paso o muy frecuentados, por ejemplo, entradas o salones para las casas, y pasillos o salas comunes para las oficinas. El lugar perfecto será aquel complicado de alcanzar y que no sea perceptible a simple vista.

Evita las cajas fuertes de sobremesa

Las cajas fuertes de sobremesa son las más prácticas, no requieren de instalación y se pueden colocar en prácticamente cualquier lugar, aunque tienen una serie de desventajas, son muy fáciles de robar. Estas cajas fuertes se suelen colocar en armarios y vitrinas, unos lugares muy predecibles, además son tan ligeras que no es necesario saber la combinación para desbloquearlas, basta con intentar forzarla.

Instala una caja fuerte de doble fondo

Esta opción puede ser la más inteligente, consiste en una caja fuerte con un compartimento principal y otro secundario que está escondido a modo de doble fondo. El sistema de doble fondo es invisible para aquellos que desconozcan esta opción, pasa totalmente inadvertido y ofrece una seguridad adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.