Las cajas fuertes son un excelente forma de mantener lo más valioso de la casa en buen recaudo. Para ello podemos optar por distintos tipos de cajas fuertes, siempre teniendo en cuenta la finalidad que tiene y el espacio que necesitaremos. También las características de las cajas pueden variar, existiendo de superficie y encastrable, con distintos grados de seguridad, ignífugas, camufladas y con distintos sistemas de apertura y cierre.

Ya sea para guardar dinero y joyas o documentación, es importante poder acceder a ella siempre que lo necesitemos. Sin embargo, puede ocurrir que, llegado el momento en el que necesitamos abrir nuestra caja fuerte, no tengamos la llave. Si no la abrimos a diario, la posibilidad de tenerla guardada en algún rincón que no recordamos es enorme, y también está presente la posibilidad de haberla perdido. Si necesitamos recuperar lo que tenemos guardado en el interior, debemos encontrar la llave u otra solución.

Cómo abrir una caja fuerte sin llave

Si necesitamos abrir nuestra caja fuerte y no encontramos las llaves, podemos recurrir a varias soluciones. No todas son sencillas y en algunos casos necesitaremos herramientas especiales que no todos tienen en casa pero siempre hay la opción de llamar a un profesional que lo haga de la mejor forma posible.

Si tenemos la documentación de la caja y podemos contactar con el fabricante, una opción es pedir un duplicado de la llave. Esta opción, aunque parezca la más sencilla no siempre es viable y, además, puede tardar varios días en solucionarse.

Ganzuar la cerradura

Se necesita una ganzúa tubular, herramienta con unos pines retráctiles que se adaptarán a la profundidad y geometría de la cerradura. Una vez introducida la ganzúa, se gira suavemente hacia los dos lados hasta que encaje y la cerradura se abra.

Este método es el que menos daños producirá a la caja fuerte pero no funcionará con cerraduras más avanzadas.

Corte con radial

Para poder realizar el corte con la radial, primero necesitamos crear el espacio para cortar. Lo haremos introduciendo una palanca en las bisagras con ayuda de un martillo y ejerciendo un poco de presión. En ese espacio introducimos la radial y empezaremos a cortar las bisagras. Para terminar de abrir la caja fuerte será necesario hacer palanca en la puerta y esta se abrirá.

Otras herramientas que se pueden utilizar aparte de la radial son la lanza térmica, plasma y oxicorte. Todas ellas producirán daños en el material por lo que se debe utilizar de la forma más adecuada posible, por lo que debemos tener los conocimientos para hacerlo de forma correcta.

Además de generar bastantes daños físicos en la caja fuerte, debemos tener cuidado para no dañar también lo que se encuentre en su interior.

Perforación con taladro

Otro método bastante agresivo para abrir nuestra caja fuerte es taladrando la cerradura.

Una vez taladrada la entrada de la cerradura y roto el metal interior de la misma, haremos uso de un simple destornillador que introduciremos en ese orificio. Lo utilizaremos para hacer girar la cerradura hacia el lado de apertura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.