Tipos de cajas fuertes

Una de las principales preocupaciones que nos asaltan cuando cerramos la puerta de nuestra casa o de nuestro negocio es que se cuele algún amigo de lo ajeno y se lleve nuestras pertenencias. Sea lo que sea lo que se lleven siempre nos dará rabia y nos causará una gran impotencia, pero existe una manera de proteger los objetos de más valor. Documentos importantes, dinero en efectivo, joyas y otras pertenencias de gran valor material o sentimental, necesitan de una especial protección y pueden quedar fuera del alcance de los intrusos si los guardamos en una caja fuerte. 

¿Qué es una caja fuerte?

Como su propio nombre indica, una caja fuerte es una caja estanca fabricada con acero muy resistente y provista de un sistema de cierre de seguridad con combinación que se usa para guardar objetos de valor. 

Allá por el siglo V a.C., en Esparta, lo de ser ladrón se consideraba un oficio como otro cualquiera, así que lo de apropiarse de lo ajeno ni estaba mal visto ni se castigaba, por lo que los más pudientes no tenían más remedio que guardar sus tesoros en cofres de madera reforzada, dando origen a la caja fuerte. Mucho ha llovido desde entonces y la caja fuerte ha ido evolucionando con el tiempo.

Tal y como la conocemos ahora se la debemos a Alejandro Fichet que en 1844 fabricó una caja capaz de resistir agua, fuego y ladrones. 

Tipos de cajas fuertes

Existen en el mercado diferentes tipos de cajas fuertes, desde las pequeñas cajas de seguridad a las enormes cámaras acorazadas de los bancos, aunque en este post nos centraremos en los tipos más comunes de cajas fuertes para empresas y casas particulares. 

Caja fuerte de sobreponer o de superficie

Son el tipo más común y las que más se suelen utilizar en el ámbito doméstico y de pequeñas empresas. Son muy prácticas porque no necesitan ningún tipo de obra para su instalación. Se suelen colocar en el interior de un armario y las hay de diferentes tamaños y con distintos tipos de cierres de seguridad, con llave, con combinación electrónica o mecánica o con una combinación de ambos.

Caja fuerte empotrada o mural

Son las que están diseñadas para ir empotradas, según el modelo que elijamos, en la pared o en el suelo. Para instalarlas hay que hacer una pequeña obra, haciendo un hueco en el lugar donde vaya a instalarse y fijándola a él. Son algo más seguras que las anteriores ya que al estar fijas es más difícil que se las lleven. También las hay de distintos tamaños y tipos de cierre.

Cajas fuertes ignífugas

Son las que están preparadas para proteger su contenido ante los incendios. Se clasifican según la temperatura que alcanza en su interior estando expuestas al fuego. 

Cajas fuertes camufladas

Las cajas fuertes camufladas se instalan empotradas en el suelo o la pared y quedan ocultas simulando ser un zócalo, una rejilla de ventilación o incluso una caja de enchufes.

Todas las cajas fuertes se pueden clasificar además por el grado de seguridad del que disponen y se clasifican de menor a mayor seguridad en Grado S1, S2, 0, I, II, III, IV y V. Este es solo un pequeño resumen de lo que se puede encontrar en el mercado, la mejor opción para encontrar la caja fuerte que mejor se adapte a cualquier necesidad siempre es acudir a un profesional que nos asesore.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.